martes, 17 de junio de 2014

¿PADRES SOBREPROTECTORES CON SU HIJO ADULTO?

Podrá sonar fuerte el titulo, pero en mi trabajo con las personas, cada vez veo con tristeza como los padres no han sabido dividir su responsabilidad para con sus hijos y cuando debe acabar.
En el libro de Bereshit conocido como Génesis se relata el texto conocido “Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una misma carne”. Con este pasaje parece claro que la responsabilidad de los padres sobre los hijos concluye cuando estos se casan, ¿Qué ocurre si la hija se divorcia y quieren volver con los padres?, ¿Qué ocurre si no se casan y aún son adultos?
No creo que sea correcto que una hija viuda o divorciada vuelva a vivir con sus padres, y menos si es el caso del hijo, vemos en Bamidbar o Números 30 que los votos cuando una persona los verbalizaba, si era joven y vivía con sus padres, su padre por ser la máxima autoridad podría cancelarlos, pero ¿Qué pasaba cuando un viuda o divorciada los hacia? Dice Bamidbar 30:9 que el voto era firme, dándonos a entender con esto que la máxima autoridad ahora es ella, de ahí que infiero que no sería propio que unos padres reciban a sus hijos habiendo salido por un compromiso matrimonial y vuelven por que será un conflicto de autoridades dentro del hogar.
 El segundo caso es que el hijo o la hija que no se han casado pero ya son adultos, en el caso de varios países de Latinoamérica la obligación de los padres sobre los hijos dura mientras el hijo o la hija estudian, ¿qué pasa después? ¿Sigue el padre o la madre en responsabilidad de ellos? Por supuesto que no, el hijo o hija debe asumir la responsabilidad que ahora tiene como adulto y asumir la autoridad que tiene por su vida, en manutención, techo, ropa etc. ¿No es injusto que los padres tengan que seguir cargando con una responsabilidad que ya ejercieron? y ahora que el hijo o la hija crecieron, deben y quieren tomar sus propias decisiones, ¿a donde ir?, ¿a que horas volver? y todo ello sin que medie autoridad de los padres sobre el hijo o la hija, todo porque parte de la vida es el crecimiento y la independencia.
Con lo anterior en mente, ¿Por qué los hijos siendo adultos se pueden convertir en aves de rapiña con sus padres, sobornarlos y además exigirles que sigan viéndolos en sus necesidades? Sencillo, los padres no han aprendido que el hijo o la hija consentida no se creo solo o sola, sino que es el padre o la madre viendo la desobligación de sus hijos, colaboran en su desorden, son participes de sus errores y a la postre pareciera que crean un derecho inexistente en la Torah en el hijo o hija, so pretexto de que son “sus hijos”.

Me encuentro con padres que no sabe que hacer, que creen que mientras ellos puedan ayudarlos lo debe seguir haciendo, pero lo que no ven, es que siguen siendo cómplices de los desatinos de sus hijos, y que no están haciendo nada para abonar a que su hijo o hija a lo postre se conviertan en personas responsables. ¿Cuántos abuelos se compungen por sus nietos? ¿Qué acaso ellos lo parieron? ¿Deberá ser una condena perpetua seguir dando apoyo a hijos o hijas desobligados? ¿Hasta cuando pensarán que la responsabilidad sobre sus hijos se les fue? Yo se los voy a decir, el día que tú padre o tú madre, veas que ya no tienes autoridad sobre tu hijo o hija adulta, y que ellos te demandan que respetes su vida y decisiones, ese día deberás entender que tu ya no tienes  autoridad sobre ellos, y al ya no tener autoridad sobre ellos, es en automático que tampoco tienes responsabilidad. 

¡Que tengas sabiduría!
Miguel Avila

mijael.avila@bethaderej.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario